qode-eliptic-slider

Fufi y el miedo nocturno

LA SEGURIDAD EN UNO MISMO

La autonomía como medio para superar algunos miedos

La seguridad en uno mismo se construye a través del vínculo amoroso y estable con, al menos, un cuidador principal (madre, padre, abuelo, tutor…) desde la más tierna infancia y durante un buen número de años.
El devenir amoroso del bebé marca las posibilidades y dificultades del futuro amor adulto. Si queremos que nuestros hijos/as tengan seguridad en sí mismos y que sean felices, es indispensable amarlos responsablemente y con una actitud dialógica.
Crecer emocionalmente no es fácil para nadie. Entre otros retos, implica enfrentar paulatinamente algunos miedos.

qode-eliptic-slider

¿QUÉ ES EL MIEDO?

No es una emoción es un período evolutivo que todos hemos pasado

El temor ha acompañado a los seres humanos siempre. Nos ayuda en ocasiones a la supervivencia, nos prepara para el ataque o para la huida ante peligros.
Existen algunos miedos infantiles propios del desarrollo humano, como es el temor a la oscuridad. Otros miedos, sin embargo, pueden provenir del contexto, de factores culturales o bien de experiencias particulares.
Antes, los científicos pensaban que el sistema límbico del cerebro se encargaba de las emociones, y éstas estaban fuera del control racional. Hoy, se sabe que el hipocampo y la zona prefrontal del neocórtex son regiones internas del cerebro capaces de colaborar en el procesamiento y aprendizaje de las emociones y los valores sociales. Éstos son sólo algunos pequeños hallazgos muestran la importancia de aprender a procesar las emociones para nuestro mejor desarrollo humano.

qode-eliptic-slider

¿CÓMO COMBATIR EL MIEDO?

Descubre cuatro acciones para trabajar con tu hijo/a

  • Representar el miedo: Si hacemos dibujos sobre lo que nos da miedo, escribimos sobre ello, o lo representamos plásticamente; eso nos ayudará a ver el miedo fuera de nosotros y poder pensarlo.
  • Jugar libremente: Sin que se lo propongan, los niños y niñas suelen traer a sus juegos, sus temores, fantasías y conflictos. En el juego pueden desenvolver su imaginación y pensamiento. Es posible que si juegan se sientan más aliviados o quizás, incluso, encuentren alguna solución frente a lo que temen.
  • Dialogar con los adultos que los cuidan: Conviene mantener una actitud abierta y tranquila para escuchar a nuestros pequeños/as y dialogar con ellos acerca de lo que les preocupa o atemoriza. El respeto absoluto a su sentir es clave para no lesionar su autoestima.
  • Acompañar amorosamente a los pequeños(as): La unión, la solidaridad, el abrazo son fundamentales para que nuestros hijos/as se sientan protegidos.

Fufi y el miedo nocturno

LA SEGURIDAD EN UNO MISMO

La autonomía como medio para superar algunos miedos

La seguridad en uno mismo se construye a través del vínculo amoroso y estable con, al menos, un cuidador principal (madre, padre, abuelo, tutor…) desde la más tierna infancia y durante un buen número de años.
El devenir amoroso del bebé marca las posibilidades y dificultades del futuro amor adulto. Si queremos que nuestros hijos/as tengan seguridad en sí mismos y que sean felices, es indispensable amarlos responsablemente y con una actitud dialógica.
Crecer emocionalmente no es fácil para nadie. Entre otros retos, implica enfrentar paulatinamente algunos miedos.

¿QUÉ ES EL MIEDO?

No es una emoción es un período evolutivo que todos hemos pasado

El temor ha acompañado a los seres humanos siempre. Nos ayuda en ocasiones a la supervivencia, nos prepara para el ataque o para la huida ante peligros.
Existen algunos miedos infantiles propios del desarrollo humano, como es el temor a la oscuridad. Otros miedos, sin embargo, pueden provenir del contexto, de factores culturales o bien de experiencias particulares.
Antes, los científicos pensaban que el sistema límbico del cerebro se encargaba de las emociones, y éstas estaban fuera del control racional. Hoy, se sabe que el hipocampo y la zona prefrontal del neocórtex son regiones internas del cerebro capaces de colaborar en el procesamiento y aprendizaje de las emociones y los valores sociales. Éstos son sólo algunos pequeños hallazgos muestran la importancia de aprender a procesar las emociones para nuestro mejor desarrollo humano.

¿CÓMO COMBATIR EL MIEDO?

Descubre cuatro acciones para trabajar con tu hijo/a

  • Representar el miedo: Si hacemos dibujos sobre lo que nos da miedo, escribimos sobre ello, o lo representamos plásticamente; eso nos ayudará a ver el miedo fuera de nosotros y poder pensarlo.
  • Jugar libremente: Sin que se lo propongan, los niños y niñas suelen traer a sus juegos, sus temores, fantasías y conflictos. En el juego pueden desenvolver su imaginación y pensamiento. Es posible que si juegan se sientan más aliviados o quizás, incluso, encuentren alguna solución frente a lo que temen.
  • Dialogar con los adultos que los cuidan: Conviene mantener una actitud abierta y tranquila para escuchar a nuestros pequeños/as y dialogar con ellos acerca de lo que les preocupa o atemoriza. El respeto absoluto a su sentir es clave para no lesionar su autoestima.
  • Acompañar amorosamente a los pequeños(as): La unión, la solidaridad, el abrazo son fundamentales para que nuestros hijos/as se sientan protegidos.

qode-eliptic-slider

Fufi y el miedo nocturno

LA SEGURIDAD EN UNO MISMO

La autonomía como medio para superar algunos miedos

La seguridad en uno mismo se construye a través del vínculo amoroso y estable con, al menos, un cuidador principal (madre, padre, abuelo, tutor…) desde la más tierna infancia y durante un buen número de años.
El devenir amoroso del bebé marca las posibilidades y dificultades del futuro amor adulto. Si queremos que nuestros hijos/as tengan seguridad en sí mismos y que sean felices, es indispensable amarlos responsablemente y con una actitud dialógica.
Crecer emocionalmente no es fácil para nadie. Entre otros retos, implica enfrentar paulatinamente algunos miedos.

qode-eliptic-slider

¿QUÉ ES EL MIEDO?

No es una emoción es un período evolutivo que todos hemos pasado

El temor ha acompañado a los seres humanos siempre. Nos ayuda en ocasiones a la supervivencia, nos prepara para el ataque o para la huida ante peligros.
Existen algunos miedos infantiles propios del desarrollo humano, como es el temor a la oscuridad. Otros miedos, sin embargo, pueden provenir del contexto, de factores culturales o bien de experiencias particulares.
Antes, los científicos pensaban que el sistema límbico del cerebro se encargaba de las emociones, y éstas estaban fuera del control racional. Hoy, se sabe que el hipocampo y la zona prefrontal del neocórtex son regiones internas del cerebro capaces de colaborar en el procesamiento y aprendizaje de las emociones y los valores sociales. Éstos son sólo algunos pequeños hallazgos muestran la importancia de aprender a procesar las emociones para nuestro mejor desarrollo humano.

qode-eliptic-slider

¿CÓMO COMBATIR EL MIEDO?

Descubre cuatro acciones para trabajar con tu hijo/a

  • Representar el miedo: Si hacemos dibujos sobre lo que nos da miedo, escribimos sobre ello, o lo representamos plásticamente; eso nos ayudará a ver el miedo fuera de nosotros y poder pensarlo.
  • Jugar libremente: Sin que se lo propongan, los niños y niñas suelen traer a sus juegos, sus temores, fantasías y conflictos. En el juego pueden desenvolver su imaginación y pensamiento. Es posible que si juegan se sientan más aliviados o quizás, incluso, encuentren alguna solución frente a lo que temen.
  • Dialogar con los adultos que los cuidan: Conviene mantener una actitud abierta y tranquila para escuchar a nuestros pequeños/as y dialogar con ellos acerca de lo que les preocupa o atemoriza. El respeto absoluto a su sentir es clave para no lesionar su autoestima.
  • Acompañar amorosamente a los pequeños(as): La unión, la solidaridad, el abrazo son fundamentales para que nuestros hijos/as se sientan protegidos.

¡Hora de presentar a Fufi!

Presentar a Fufi puede ser primordial para que tu hijo sienta empatía y conexión con su juguete

qode-np-item
1
qode-np-item
2
qode-np-item
3
qode-np-item
4

Cuéntale a tu hijo/a la historia de Fufi

Cuéntale de dónde viene Fufi y cómo ha llegado hasta sus manos para cuidarlo/a

Prepara el certificado estelar de Fufi

Rellena el certificado de Fufi con el nombre de tu hijo/a para que sepa que es único para él/ella.

Muestrale cómo Fufi va a cuidarlo/a

Saca la cobija de estrellas de su boca y tapa a tu hijo cada noche antes de dormir.

Abracen y jueguen con Fufi juntos

Realicen con Fufi actividades para potenciar el aprendizaje emocional del niño/a

¡Hora de presentar a Fufi!

Presentar a Fufi puede ser primordial para que tu hijo sienta empatía y conexión con su juguete

qode-np-item
1

Cuéntale a tu hijo/a la historia de Fufi

Cuéntale de dónde viene Fufi y cómo ha llegado hasta sus manos para cuidarlo/a

qode-np-item
2

Prepara el certificado estelar de Fufi

Rellena el certificado de Fufi con el nombre de tu hijo/a para que sepa que es único para él/ella.

qode-np-item
3

Muestrale cómo Fufi va a cuidarlo/a

Saca la cobija de estrellas de su boca y tapa a tu hijo cada noche antes de dormir.

qode-np-item
4

Abracen y jueguen con Fufi juntos

Realicen con Fufi actividades para potenciar el aprendizaje emocional del niño/a

Actividades lúdicas con Fufi

Te presentamos algunas actividades para que realices con tu hijo y saques a Fufi todo su potencial

  • Abrazar y ser abrazado

    Les proponemos despedirse todas las noches antes de ir a dormir con un beso, un abrazo y palabras. Abrazar a Fufi y ser abrazado por él, ayudará a dar una continuidad psicológica de amor durante la noche a tu pequeño(a).

  • Abrigarse con la cobijita de Fufi

    Dará a tu hijo(a) una sensación cálida de protección. Abrigar con la cobijita a otros muñecos le proporcionará el aprendizaje de cuidar a otros.

  • Representar un temor y depositarlo en la boca de Fufi

    Los temores pueden representarse dibujados o escritos. Realizar esta actividad por las noches dará al niño/a la sensación de liberarse del mismo.

  • Acompañarse con Fufi

    Llevarlo a todos lados y dormir con él, hará sentirse menos solo a tu pequeño/a.

  • Identificar nuestros sentimientos y compartirlos en familia

    Cada miembro de la familia identifica un sentimiento y lo representa en un papel. Éstos se compartirán y los guardaremos en la boca de Fufi. Ello ayudará a la percepción de emociones y que crezca la comunicación familiar.

  • Imaginar todas las historias que se nos ocurran

    Fufi puede participar en historias imaginarias de tus hijos/as participando con otros muñecos.

¡Descarga gratis material para jugar con Fufi!

Te proponemos diferentes actividades para realizar con Fufi y divertirte en familia

Laura_ilustracion

Quien escribe

Laura Rebeca Pérez

PSICÓLOGA

Laura Rebeca Pérez Vázquez es psicóloga con formación en danza contemporánea, psicoanálisis y creatividad. Es autora del libro “El cuerpo, el movimiento y el arte en la educación preescolar y primaria” editado en México (2001) por la Universidad Pedagógica Nacional.

Laura_ilustracion

Quien escribe

Laura Rebeca Pérez

PSICÓLOGA

Laura Rebeca Pérez Vázquez es psicóloga con formación en danza contemporánea, psicoanálisis y creatividad. Es autora del libro “El cuerpo, el movimiento y el arte en la educación preescolar y primaria” editado en México (2001) por la Universidad Pedagógica Nacional.

¿Quieres más información?

Escríbenos un correo a hola@micotoys.com y con gusto
te haremos llegar la guía para padres completa